Blogia

SU PROPINA ES MI SUELDO

Gobierno entrega inmueble de Londres 38 para Museo de la Memoria

Gobierno entrega inmueble de Londres 38 para Museo de la Memoria

Después de varios meses de discusión y reclamos por parte de las organizaciones de derechos humanos, el gobierno accedió a entregar el ex centro de detención y tortura de calle Londres 38 para un museo de la memoria. El 2007 desde el gobierno se informó que el inmueble que utilizó la DINA y la CNI entre 1973 y 1977 albergaría el Instituto de Derechos Humanos, decisión que fue rechazada por los organismos de ex prisioneros políticos, familiares de detenidos desaparecidos y otros colectivos.


Romy Schmidt, ministra de bienes nacionales, afirmó que en una primera etapa se realizarán los trabajos para recuperar el edificio que tiene serios daños estructurales.
“Conjuntamente con el trabajo de esta mesa, vamos a iniciar un proyecto de diseño y de reparación del inmueble, sólo para la mantención básica para asegurar que no tenga un deterioro mayor del que hoy día presenta”, expresó Schmidt.
Roberto D’onival, miembro del colectivo de familiares y compañeros de los 119, indicó a su vez que el objetivo de las organizaciones es conseguir un espacio que desde una perspectiva de memoria aporte a un país mejor.
“Esperamos que se exprese en otras iniciativas similares en donde se valore el aporte de las organizaciones de derechos humanos, los familiares de desaparecidos, los familiares de ejecutados, los sobrevivientes y ex prisioneros políticos, y esperamos que el proceso que se inicia ahora arribe a concretar un lugar que más que un espacio museológico, sea un espacio en donde la memoria sea algo vivo, algo que aporte a la construcción de un Chile distinto”, precisó.

Por su parte, la delegada presidencial para los derechos humanos, María Luisa Sepúlveda, afirmó que la decisión de entregar el edificio que albergó al centro de detención y torturas fue de la propia Michelle Bachelet, luego de una serie de estudios y en concordancia con las demandas de los organismos ligados al tema.

“Esta fue una decisión de la Presidenta de la República, quien siempre pensó que en este local debiera convivir un espacio de memoria, de lo que fue Londres 38. La Presidenta había destinado que un espacio fuera para memoria y se está estudiando si el resto del inmueble podía tener otro uso. Después de varios análisis que se hicieron desde el ministerio de Obras Públicas, desde el Consejo de Monumentos Nacionales y junto a las organizaciones de derechos humanos, se llegó a determinar que éste fuera sólo un lugar de memoria”, explicó Sepúlveda.

Entre 1973 y 1977 Londres 38 fue un centro de detención y torturas por donde pasaron cientos de prisioneros políticos y desde donde se perdió la pista de muchos que hoy engrosan aún las listas de detenidos desaparecidos.

Luego de ser entregada en 1978 por Augusto Pinochet al Instituto O’Higginiano, el 2007 fue permutada por el Estado que quiso destinarla para el Instituto de Derechos Humanos, aunque finalmente será el edificio de un museo de la memoria en coordinación con las organizaciones que insistieron en que así fuera.

Fuente: El Clarín de Chile

 



¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

EL POETA ERNESTO CARDENAL EN NICARAGUA: OTRA VÍCTIMA DEL ABUSADOR SEXUAL DANIEL ORTEGA

EL POETA ERNESTO CARDENAL EN NICARAGUA: OTRA VÍCTIMA DEL ABUSADOR SEXUAL DANIEL ORTEGA

Poeta Ernesto Cardenal:
“Que me echen preso”
Sentencia es venganza de Daniel Ortega

(En Managua, Luis Galeano y Matilde Córdoba, Rel-UITA)

"No está sólo"
La reconocida escritora Gioconda Belli fue tajante en sus declaraciones al afirmar que la sentencia en contra de Cardenal es “absurda e ilegal”, pues se trata de un caso que ya caducó, pero que por la manipulación que existe del Poder Judicial de parte del presidente Ortega se utiliza para llevar a cabo una venganza contra el sacerdote.


Quieren callar a todo el mundo
A juicio de Dora María Téllez, la condena contra Cardenal es “una venganza política de Daniel (Ortega) y Rosario (Murillo). Y es para obligar a callar a todo el mundo”, dice Téllez, quien no cree que dichas acciones tengan efectividad.

Leer más

Fuente: Feministas Autónomas

A Mónica la decapitaron a patadas

A Mónica la decapitaron a patadas

Mónica Benaroyo es el nombre de la joven cuyos restos fueron encontrados en un terreno del ejército de Arica, en Pampa Chaca, en julio de 2008. Aunque parezca sorprendente, aparentemente nadie sabía ni de su existencia ni de su muerte. Nunca apareció en las listas oficiales de desaparecidos durante la dictadura. Simplemente alguien un buen día encontró sus restos momificados en el desierto. Sin cabeza. Todavía guardaba el cadáver una cajetilla de cigarrillos Hilton entre sus ropas. Y un billete de la moneda escudo. Todo lo que sabía entonces era que había muerto en la década de los setenta.

Sin embargo, la policía reconstruyó rápidamente su historia. Su identidad la trazó la Policía de Investigaciones hidratando su piel para extraer sus huellas digitales (en La Nación).

Se llamaba Mónica Cristina Benaroyo Pencu. Había nacido en Rumania, y era uruguaya. Estudió filosofía, dominaba varios idiomas y se ganaba la vida como traductora. Tras vivir un tiempo en Buenos Aires, se trasladó a Arica, en Chile, donde había encontrado empleo en la alcaldía.

Para agosto, Investigaciones había localizado a su hermana Fernanda, en Estados Unidos, a la que se le extrajo una muestra de sangre para comparar su ADN con el de Mónica (La Estrella de Arica). Pese a que este análisis aún no se lleva a cabo, pocas dudas caben sobre la identidad del cuerpo, ya que sus huellas dactilares corresponden con los archivos del Registro Civil de Santiago, donde Mónica estaba inscrita como extranjera residente.

El prefecto de Investigaciones José Cabión, en uno de los telediarios de TVN del 4 de agosto, dijo que la traductora era miembro del Partido Comunista del Uruguay y que había sido expulsada del país -mediante decreto- aparentemente en septiembre de 1973, la fecha en que desapareció.

De momento, nada más se sabe de ella. Sus antiguos amigos y compañeros guardan silencio. O quizá no la recuerdan.

Mónica Benaroyo fue vista con vida por última vez el 11 de septiembre de 1973. Fue detenida por militares y trasladada a un recinto militar. La historia oficial del régimen pinochetista pretendía que Mónica había sido expulsada y por tanto nada podrían saber sobre su destino ulterior. Pero la orden de expulsión evidentemente se fraguó para ocultar la espantosa muerte a que fue sometida.

Pese a que inicialmente se especuló que el cadáver de Mónica había sido mutilado por animales, aparentemente las evidencias indican otra cosa. Según el columnista Eduardo Contreras, “la compañera fue enterrada viva en la arena cerca del mar dejando afuera su cabeza, la que los uniformados patearon hasta decapitarla” (En El Siglo).

La espeluznante cobardía y crueldad del militar pinochetista es, hoy, conocida por todos y por doquier. También conocemos otros casos de increíble y demoníaca impiedad. El general Manuel Contreras extraía los empastes y dientes de oro de los asesinados para vender luego las piezas en el mercado. El mismo general se entretenía sacando los ojos de algunos de los prisioneros a los que posteriormente haría desaparecer. Otros introducían ratas en las vaginas de las detenidas. Otros torturaban a hijos de detenidos. Algunos oficiales obligaron a detenidos a matarse entre ellos, como hicieron más tarde los serbios en su campaña de exterminio de la población musulmana. Conocemos otros numerosos casos de la demoniaca crueldad de la mente fascista.

Siempre ha intrigado la violencia y crueldad de los fascistas y otros elementos de extrema derecha. Y para su comprensión es de interés estudiar esos tipos de violencia. Interesan esos detalles, porque abren la puerta a una suerte de investigación y reflexión que nos llevan fuera de este mundo. El ser humano puede ser violento, y a menudo lo es. Y puede incluso ser irracional. Pero la violencia fascista rebasa las teorías existentes.

Normalmente hablando, la violencia entre los hombres tiene un propósito. Con la violencia se busca un fin relativamente comprensible. La violencia nazi buscaba el exterminio de un pueblo. Pero debía ejecutarse mediante la opresión, humillación y reducción de sus miembros a la calidad de cosa. Estando en vida, y hasta su muerte, debían ser tratados como cosas. Al primitivo pueblo germano de la época le había dado por creerse superior al resto de la humanidad y se negaba a compartir el espacio con otras razas.

Un razonamiento similar, pero con otros fines, guiaba la increíble crueldad del régimen comunista de Camboya, para cuando los Khmer Rouge habían transformado el país en un inmenso y tenebroso campo de concentración y exterminio.

Al final, esos dos regímenes se nutrían de sangre y muerte y sus dos enemigos iniciales -judíos en un caso y contrarrevolucionarios y ricos en el otro- no eran suficientes. El listado de los indeseables se fue extendiendo poco a poco. A los gitanos. A otras razas extranjeras. A deformes. A enfermos mentales. A homosexuales. A taxistas. A profesores de escuela. A secretarias. A arquitectos. A médicos. La mente fascista, se exprese en ideologías de derecha o de izquierda, es una mente desenfrenada, bárbara, enferma de poder, arbitraria. Y sobre todo estúpida e insulsa. Es banal como el Mal y, como el fascismo español, odia la inteligencia.

Reflexionando sobre qué caracteriza la violencia de la extrema derecha, leí las confesiones de un cabecilla de las milicias paramilitares colombianas, descritas en un reportaje que encontré en piensaChile y que fueron también publicadas en El Espectador de Bogotá. Hebert Veloza confesó haber asesinado, entre 1994 y 2003, a unas tres mil personas. El que era conocido como HH “reconoció que murieron más inocentes que culpables”, agregando que “así es la guerra”. Reconoció que recurría a decapitar y mutilar los cuerpos de las víctimas para aterrorizar a los campesinos. “Cuando llegamos a Urabá”, dice, “decapitamos a mucha gente, era una estrategia para promover el terror, para que tuvieran más miedo de nosotros que de la guerrilla".

En un reportaje publicado en Los Angeles Times sobre los equipos de exhumación que recorren Colombia para localizar fosas comunes e identificar a las víctimas de lo que algunos llaman guerra civil, los antropólogos físicos confirman que era una práctica común que los verdugos paramilitares mutilaran y decapitaran a sus víctimas, destruyendo los documentos que pudieran identificarlos (Los Angeles Times).

Pareciera que el propósito principal de esos soldados mercenarios (no hay que olvidar que a diferencia de los combatientes de izquierda, los paramilitares son simplemente asesinos a sueldo, a los que se paga por sus crímenes) es infundir terror, exhibiendo y haciendo gala de su amplio repertorio de torturas y violencias. Por esta razón, cuando llegan a alguna región, empiezan torturando y matando indiscriminadamente, sin distinguir ni perdonar a nadie, hombres, mujeres y niños, ni a partidarios o enemigos. En esta violencia los enemigos son simplemente los otros. No interesa indagar si la gente que va a ser asesinada participa o no de tal o cual ideología. Para el asesino de extrema derecha es indiferente. Quiere que la gente le tenga terror, eso es todo. Arranca a niños de los vientres de sus madres y cuelga sus cadáveres en las ramas de los árboles para indicar que ha llegado y que todo aquel que no se someta a su autoridad -arbitraria e irracional- correrá igual o peor destino.

Los paramilitares, según confiesa Veloza, dejaban los cadáveres para que fueran vistos por los sobrevivientes. “En Urabá, cuando comenzamos, dejábamos los cuerpos en el mismo lugar donde las personas eran muertas", dice. Pero luego las autoridades políticas -que hoy niegan, como el presidente Uribe, sus vínculos con la extrema derecha- les obligaron a hacer desaparecer a las víctimas y encubrir los crímenes.

En muchos de los casos de violencia en Chile durante la tiranía pinochetista no se advierte el propósito ni de las torturas ni del espantoso fin reservado a algunas personas. En los primeros días del golpe aparecieron las calles de Santiago, por ejemplo, sembradas de cadáveres -no de opositores ni combatientes, sino simplemente de lustrabotas. Esa gente fue asesinada sólo para infundir terror. Nadie les preguntó si eran allendistas o si preferían a los militares. Otros muchos fueron atrapados por la infernal máquina del crimen que fue la dictadura. Murieron muchos inocentes, pero no por error, sino por voluntad de las hienas de mayor rango.

Pero asesinatos como el de Mónica Benaroyo, o el de las víctimas a las que Manuel Contreras extrajo sus dientes de oro, son aparentemente ininterpretables.

justificables. Sus cadáveres serían hechos desaparecer. Nadie vería nunca ni su cuerpo enterrado en un hoyo en el desierto ni las bocas de los muertos arrojados al mar. No se les dio ese fin tan horrendo para infundir terror ni para escarmiento. Simplemente se les mató así por placer y por odio. Sin causa aparente, sin motivo, sin propósito. Como mataba el general Joshua Milton Blahyi, el militar liberiano que tenía pacto con el demonio y se alimentaba de corazones humanos. Y también como mata el militar colombiano de hoy, que se da el trabajo de vestir a sus víctimas inocentes con el uniforme de las tropas revolucionarias.

Para los pensadores católicos, este tipo de indagaciones son imprescindibles a la hora de determinar la naturaleza de la violencia. Y por lo general se ha concluido que la violencia sin propósito, la violencia que sólo es odio o se ejerce por placer delata la presencia del inframundo, como en los siglos dieciséis y diecisiete las prácticas religiosas que incluían la tortura y el canibalismo delataban igualmente la presencia del Mal en la Tierra.

Se pregunta Eduardo Contreras si acaso es posible que haya reconciliación “con estos salvajes”. La pregunta es retórica. La lucha contra el Mal no admite claudicación y la lucha por la libertad y la vida se inscribe en el permanente combate entre el Bien y el Mal. Estoy pues de acuerdo con el columnista de El Siglo. Según veo yo las cosas, la reconciliación con esos criminales y la gente que los azuzó no es ni posible ni deseable. 

[mérici]

Fuente: PiensaChile

Las armas descabelladas de la DARPA

Las armas descabelladas de la DARPA

 

TomDispatch
Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

Cuando, en octubre de 1957, la URSS lanzó el primer satélite de la tierra hecho por el hombre, el Sputnik, del tamaño de un balón de baloncesto, pilló por sorpresa a EE.UU. y provocó ataques histéricos del gobierno. No sólo los soviéticos habían hecho estallar una bomba atómica años antes de lo que habían predicho los estadounidenses, sino que ahora llevaban la delantera en la “carrera del espacio.” Como reacción, el Departamento de Defensa aprobó el financiamiento de un nuevo proyecto satelital de EE.UU. dirigido por el ex oficial nazi de la SS, Wernher von Braun, y creó en 1958, la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de la Defensa (DARPA) para asegurar que EE.UU. mantuviera para siempre en el futuro “la delantera en la aplicación de tecnología de punta para capacidades militares y a fin de impedir sorpresas tecnológicos de sus adversarios.”

 

Casi medio siglo después, lo que queda de la URSS es un grupo colapsado de Estados medio fracasados, mientras EE.UU. queda solo como la única híperpotencia del mundo. Sin embargo, DARPA, agencia hecha para un mundo en carrera armamentista, parece estar recién calentándose para la carrera. Pueda que no quede ningún país que le quite la delantera, ya que el competidor militar más cercano es China que según los informes tuvo 65.000 millones de dólares en gastos militares en 2002 (comparados con los 466.000 millones de dólares de EE.UU., según GlobalSecurity.org) y que, recién en 2003, colocó su primer "Taikonaut" en el espacio exterior. La DARPA sigue impávida, desarrollando sistemas de armas de alta tecnología para 2025-2050 y después – algunas corrientes y molientes como bombarderos hipersónicos, otras más exóticas.

 

En un artículo de agosto de 2003, el periodista de Los Angeles Times, Charles Piller, señaló que DARPA ha propuesto algunas de las ideas “más estúpidas que hayan salido jamás del gobierno” – incluyendo un “elefante mecánico” que nunca llegó a las selvas de Vietnam ya la investigación telepática que nunca llegó a dar a EE.UU. la capacidad de involucrarse en espionaje parasicológico.

 

Un ex director de DARPA, Charles Herzfeld, señaló en 1975: “Cuando fracasamos, lo hacemos en grande.” Poco ha cambiado. Según el actual jefe de DARPA, entre un 85 y un 90% de sus proyectos no llegan a cumplir con todos sus objetivos. A pesar de ello, señala Piller, DARPA “ha sido responsable de algunas de las invenciones más revolucionarias del mundo” – “Internet, el sistema de posicionamiento global, la tecnología stealth [furtiva] y el ratón de los ordenadores.”

 

La espectacular tasa de fracasos de DARPA y sus notables éxitos provienen de sus emprendimientos de alto riesgo. Durante años DARPA ha financiado investigación de vanguardia, extremadamente inconvencional, a veces fuera de las normas comúnmente aceptadas, en todos los campos de la ciencia y la tecnología. Posiblemente sea el sitio más creativo en el vasto gobierno de EE.UU. para un científico que quiera llevar al límite su mente en direcciones aventuradas y percibir buen pago por hacerlo. Si alguien tiene una idea descabellada, DARPA es el sitio apropiado para probarla. El patólogo de la Universidad Harvard, Donald Ingber, dijo en un artículo en Los Angeles Times en 2001, “DARPA ha financiado cosas que mucha gente consideró ridículas, y algunas que la gente pensó que eran imposibles. Marca hitos.”

 

Cabe sólo una advertencia – de una u otra manera casi cada proyecto, por extravagante que sea, debe terminar invariablemente, directa o indirectamente, en la inhabilitación o muerte de futuros enemigos de EE.UU.

 

A menudo los proyectos son de los más letales jamás concebidos. Durante años, la investigación de DARPA ha llevado a una plétora de productos diseñados para mutilar y matar, entre ellos el rifle M.-16, aviones Predator sin tripulación y equipados con misiles Hellfire, cazas y bombarderos stealth (furtivos), sistemas de misiles tierra-tierra de artillería, misiles crucero Tomahawk, mejoras de bombarderos B-52, misiles Titan, misiles guiados portátiles Javelin “dispara y olvida,” y proyectiles guiados Copperhead disparados por cañones, para sólo nombrar algunos.

 

Pocos se hacen la pregunta: ¿por qué la creatividad ilimitada existe, irrestricta y fomentada, sólo en el contexto de tecnologías letales? Mientras EE.UU. continúa su demencial impulso hacia una carrera armamentista post-guerra fría, una competencia solitaria, desaparece la justificación por los temores de un desfase en los misiles o por la amenaza de un enemigo extranjero tecnológicamente avanzado; tampoco puede ser un temor generalizado de quedarse atrás respecto al resto del mundo. Basta con mirar el estado de la educación en EE.UU. – en 2002 EE.UU. ocupó el lugar 18 en la lista de la UNICEF de adolescentes en 24 países industrializados que caen por debajo de los parámetros académicos internacionales. A pesar del lamentable resultado, nadie se apresura por establecer una Agencia de Investigación Avanzada de la Educación.

 

Según el Libro de Datos del Mundo publicado todos los años por la CIA, “EE.UU. es el mayor emisor mundial de dióxido de carbono por la quema de combustibles fósiles,” sin embargo el “Centro Nacional de Innovación Medioambiental” de la Agencia de Protección del Medioambiente [EPA] está lejos de ser una entidad parecida a la DARPA. Distribuyó sólo 737.500 dólares en siete estipendios de innovación estatal en 2003. DARPA, al contrario, gastó unos 3.000 millones de dólares en unos 200 proyectos que iban de armas espaciales a vehículos aéreos sin tripulación. Pero que el gobierno no gaste dinero en proyectos de científicos ansiosos de encarar problemas medioambientales no significa que la investigación ecológica no sea de interés. Al contrario, DARPA ha tomado la iniciativa y financia un riguroso programa de investigación orientado a encontrar modos novedosos de utilizar el mundo natural como armamento.

 

Como lo evidencia su proyecto del elefante mecánico en los días de Vietnam y un subsidio reciente para investigadores que desarrollan un can robotizado para el Ejército, llamado “Gran Perro,” podría decirse que DARPA tiene una especie de fetiche animal, reflejado posiblemente en diversos proyectos cuyos propios nombres evocan el mundo de un salvaje reino animal. Entre ellos:

 

WolfPack [manada de lobos[, un grupo de sensores terrestres miniaturizados, desatendidos, que supuestamente funcionan en conjunto en la detección, identificación y bloqueo de comunicaciones enemigas; Piranha [piraña], un proyecto para “capacitar a los submarinos para que enfrenten objetivos que realicen maniobras elusivas en tierra o en el mar”; y Hummingbird Warrior [Colibrí guerrero], programa para producir un vehículo sin tripulación (UAV) de despegue y aterrizaje verticales, como un helicóptero.

 

La agencia también incluye la imaginería del entorno natural en su proyecto “Vehículos aéreos orgánicos en árboles,” que suena sinceramente “verde,” aunque en realidad se trata de un minúsculo UAV que buscará enemigos volando por los bosques, sobre montes y en las ciudades.

 

Las alusiones al mundo natural, sin embargo, son las menos presentes. Aunque los militares son versados en el empleo de todo tipo de criaturas para hacer su trabajo, desde perros guardianes del Ejército a delfines de la Armada utilizados para ubicar minas submarinas, DARPA tiene un vehemente interés en diversificarse y no concentrarse sólo en mamíferos. Una manera de hacerlo es a través de su programa de “Bio-Revolución” que busca “utilizar los conocimientos y el poder de la biología para hacer que los combatientes de EE.UU. y su equipamiento... sean más efectivos.”

 

Willard y sus amigos salvajes

 

Abejas asesinas

Después de todos esos años de advertencias sobre siniestras abejas asesinas africanas que iban inexorablemente en camino hacia EE.UU., DARPA decidió alistar abejas en el servicio militar. En 2002, se lanzaron proyectos para examinar el desempeño de abejas obreras entrenadas para detectar explosivos y ubicar otros “olores interesantes.” Desde entonces, DARPA ha estado creando bases de datos de insectos mientras aumentaba los esfuerzos por “comprender el modo de utilizar insectos endémicos como recolectores de información medioambiental.” DARPA dice que ya ha sometido a ensayos “este sistema de insectos endémicos en demostraciones operacionales clave, aquí y en el extranjero.” ¿Cuánto tardará antes de que comiencen a pensar en convertir también a insectos en armas? En lugar de la simple, anticuada, variedad corriente de misiles Stinger [aguijón], podría haber un enjambre de misiles-aguijones.

 

Pilotos o moscas

 

En la Universidad de Florida, investigadores patrocinados por DARPA trabajan en “ojos” biológicamente inspirados, modelados según los de las moscas. “Creemos que podemos utilizar este concepto para hacer que las armas inteligentes sean más inteligentes,” dice el profesor de ciencia e ingeniería de materiales, Paul Holloway, investigador jefe del proyecto. ¡Seguro que un nuevo equipo de ojos sería útil, ya que la cosecha actual de armas inteligentes, no podría ser mucho más estúpida! A pesar de las declaraciones del vicealmirante de la Armada de EE.UU., Timothy Keating, quien en vísperas de la invasión de Iraq, alardeó de un “plan que... reduce a un mínimo absoluto, si no elimina, víctimas no-combatientes,” nada resultó ser más alejado de la realidad. Aunque un 68% de la munición utilizada en la Operación Libertad Iraquí fue guiada por precisión, en comparación sólo un 6,5% en la Guerra del Golfo de 1991, la ratio de muertes civiles a militares resultó ser esta vez más del doble, según Carl Conetta del think-tank Proyecto sobre Defensas Alternativas basado en Massachusetts. ¿Son ojos de mosca la respuesta? Tal vez... por lo menos hasta que algún Estado proscrito desarrolle un escudo contra misiles de papel pegamoscas.

 

La pequeña tienda de los horrores

En julio de 2003, DARPA realizó un taller para “ayudar a investigadores en diversas disciplinas a auto-organizarse en equipos capaces de desarrollar sistemas de operación inspirados en plantas que en última instancia tengan aplicación en estructuras adaptables o cambiantes.” ¿Qué nos espera entonces? ¿Vehículos combatientes inspirados en atrapamoscas para Venus gigante? ¿Una brigada de guerreros de Cosas del Pantano?

 

Pulpos en el camuflaje celestial

 

Según el plan estratégico de la agencia de 2003, “investigadores apoyados por DARPA están estudiando como los gecos suben por los muros y como se oculta un pulpo, para encontrar nuevos enfoques conceptos la locomoción y para un camuflaje altamente adaptable. La idea es dejar que la naturaleza sirva de guía hacia mejor diseño.” ¡Imaginaos al buceador del futuro, chorreando tinta, cubierto de ventosas!

 

Ratas robóticas a control remoto

 

En 2002, investigadores de DARPA demostraron que podían utilizar control remoto para controlar los movimientos de una rata con electrodos implantados en su cerebro, utilizando un laptop. En 2003 y 2004, investigadores del programa “Robovida” de DARPA concentraron su atención en el “desempeño de ratas, pájaros e insectos en la realización de misiones de interés para el Departamento de Defensa, como ser la exploración de cavernas o la colocación clandestina de sensores.” La militarización del mundo animal, sin embargo, conlleva sus propios riesgos. Tomemos el Proyecto Rayos X de la Segunda Guerra Mundial en el que murciélagos con explosivos incendiarios atados a sus cuerpos se volvieron contra sus amos militares e incendiaron un aeropuerto del Ejército de EE.UU. ¡Imaginad lo que podría hacer un ejército de ratas del Ejército! ¿Hay quién se acuerde de Willard?

Los simios más salvajes

 

Cuando Capitán América lanza su poderoso escudo...

Tal vez los más aterradores de los proyectos científicos militarizados de DARPA son los que tienen que ver con el enaltecimiento militar del más violento de los simios – el hombre. En su plan estratégico de 2003, DARPA pregonó el componente “Desempeño Humano Realzado” de su programa de “Bio-Revolución cuyo objetivo es impedir que los seres humanos se “conviertan en el eslabón más débil en las fuerzas armadas de EE.UU.” No vaya a ser que ratas, abejas y árboles se conviertan en los guerreros predominantes, “Desempeño Humano Realzado” “explotará las ciencias biológicas para hacer que el guerrero individual sea más fuerte, más alerta, más resistente, y más capaz de ser curado.” Sí, lo que ahora cautiva a los investigadores de DARPA cautivó otrora a los lectores de historietas – el sueño de crear un Capitán América de la vida real, ese debilucho-convertido-en-superpatriota-demoledor-del-Eje gracias a un “suero de súper-soldado.”

 

Sólo di “No” al sueño, y “Sí” al combate sin fin

 

Los militares de EE.UU. siempre han dopado a sus combatientes con drogas estimulantes. En Vietnam, los enfermeros calmaban la sed de drogas estimulantes de los soldados entregando anfetaminas gratuitas del gobierno. En 2002, pilotos estadounidenses bajo la influencia de “go-pills” [píldoras de acción] de la Fuerza Aérea (que la portavoz de la Fuerza Aérea, teniente Jennifer Ferrau llama una “herramienta de gestión de la fatiga”) mataron a cuatro soldados canadienses e hirieron a otros ocho, cuando lanzaron una bomba guiada por láser contra un ejercicio de entrenamiento militar canadiense en Afganistán. Actualmente, el Programa de Desempeño Continuo Asistido (CAP) de DARPA apunta a crear un soldado activo durante 24 horas seguidas “investigando maneras de prevenir la fatiga y capacitar a los soldados para que permanezcan despiertos, alertas, y efectivos hasta durante siete días continuos sin sufrir ningún efecto mental o físico nocivo y sin utilizar ninguno de los estimulantes de la actual generación.”

 

Este es su cerebro con DARPA... ¿alguna pregunta?

 

Los investigadores de DARPA también trabajan en el proyecto “interfaz cerebro-máquina (“neuromics”), diseñado como una interfaz mente/máquina, permitiendo que artefactos mecánicos sean controlados mediante el poder del pensamiento. Hasta ahora, los investigadores han enseñado a un mono que mueva un ratón de ordenador y un brazo telerobótico simplemente pensando al respecto. Con series de hasta 96 electrodos implantados en sus cerebros, los animales son capaces de alcanzar alimentos con un brazo robótico. Los investigadores incluso transmitieron las señales por Internet, permitiendo el control remoto de un brazo robótico a 1.000 kilómetros de distancia. Esperan desarrollar en el futuro una “interfaz no invasiva” para uso humano. Dice DARPA: “Las implicaciones para la defensa a largo plazo del hallazgo de modos para convertir pensamientos en actos, si pueden ser desarrollados, son enormes: imaginad a combatientes de EE.UU. que sólo necesiten utilizar el poder de sus pensamientos para hacer cosas a gran distancia.” Durante años, los militares de EE.UU. han estado utilizando su capacidad de alcanzar lejos y matar a alguien. ¿Cuál es el mantra del futuro? Tal vez, si se piensa en ello, morirán.

 

Ciencias de la vida (y de la muerte)

 

Leonard J. Buckley, jefe del programa de química de materiales en la Oficina de Ciencias de la Defensa de DARPA, ha dicho, hablando de investigación óptica inspirada por los insectos: “La inspiración de la naturaleza... permitirá más cualidades similares a la vida en el sistema.” Y, dice la portavoz de DARPA, Jan Walker: “Estamos interesados en investigar organismos biológicos porque se han desarrollado durante muchos, muchos años, para ser particularmente aptos para sobrevivir en el entorno... y esperamos aprender de algunas de esas estrategias que ha desarrollado la Madre Naturaleza.”

 

¡Pobre Madre Naturaleza! ¿Qué esperanza le queda si se enfrenta a un presupuesto de defensa de más de 400.000 millones de dólares? ¿Qué puede hacer si el ímpetu más poderoso que lleve a científicos de mente amplia a considerarla reside en el ansia de convertir a su progenie en armas? Bajo DARPA, las ciencias biológicas se han convertido en un área fértil para promover la ciencia de la muerte y la destrucción en un esfuerzo, en boca de la Oficina de Ciencias de la Defensa de DARPA, por superar las “fragilidades de la vida” para lograr “un súper desempeño fisiológico.” ¡Qué nietzscheanismo maravilloso!

 

Tal es el estado de la innovación patrocinada por el gobierno de EE.UU. Si alguien es investigador en campos cruciales y quiere el tiempo, los medios, y la libertad para ser creativo, su trabajo debe beneficiar al Pentágono en su carrera por asegurar que el próximo Sadam pueda ser, en las palabras del general de división Raymond Odierno, “cazado como una rata” por el capitán Ben Willard, de la patrulla de ratas del Ejército.

 

Aparte de encontrar nuevas maneras de evadir el derecho internacional (por ejemplo de eludir violaciones del espacio aéreo nacional con armas lanzadas desde el espacio), que EE.UU. ya logra bastante bien con la actual tecnología, o por el mantra del alpinista de hacerlo “porque está ahí,” es difícil imaginar el motivo por el cual el gobierno sigue atrapado en una carrera armamentista al estilo de la Guerra Fría en un mundo con una sola híperpotencia. La única explicación disponible reside en la voluntad impulsora del complejo militar-industrial en continua expansión, nombrado por primera vez por el presidente Eisenhower en 1961. Ciertamente ayudaría a explicar el motivo por el cual no tenemos DARPAs educacionales o ecológicas. Para los investigadores de hoy en día, DARPA es, tanto intelectual como financieramente, un chollo fabuloso y atractivo, la única agencia que invierte verdadero dinero y recompensa el pensamiento creativo e inconformista. La libertad de soñar u crear, el mandato de DARPA, es seductora y excepcional y, como tal, tan peligrosa que tenemos que preguntarnos si la creación de guerras no es ahora el producto más avanzado de EE.UU.

Nick Turse es editor asociado y director de investigación de Tomdispatch.com. Ha escrito para Los Angeles Times, San Francisco Chronicle, Adbusters, the Nation, y regularmente para Tomdispatch.com. Su primer libro: “The Complex: How the Military Invades Our Everyday Lives,” una exploración del nuevo complejo militar-corporativo en EE.UU., fue recientemente publicado por Metropolitan Books. Su sitio en la red es: Nick Turse.com

 

 

Copyright 2004 & 2008 Nick Turse

 

http://www.tomdispatch.com/post/174969/nick_turse_the_future_of_death_at_the_pentagon

 

 

 

El MIR y Allende

El MIR y Allende

Miguel Enríquez definió la relación del MIR con el presidente Allende como una alianza informal de “apoyo crítico”. Fue una relación compleja, de unidad estratégica en el objetivo común de construir un Chile socialista y una democracia revolucionaria, y a la vez de fuertes tensiones por las discrepancias tácticas de cómo hacerlo. Una relación de respeto mutuo, pues siempre antes de hacer pública una crítica se conversaron con transparencia las diferencias. Y una relación de lealtad, pues siempre el MIR defendió al gobierno de Allende contra el golpismo y siempre Allende intervino para contener a sectores de la UP que propusieron reprimir al MIR.

Como reveló Tati, la hija que actuó de enlace entre el presidente Allende y Miguel, su padre se había preocupado por apoyar la seguridad de los dirigentes miristas cuando fuimos perseguidos por el gobierno de Frei Montalva. Pero la alianza  informal del MIR con Allende se inició cuando, en plena campaña presidencial de 1970, Allende pidió a Miguel un encuentro secreto. Nuestros compañeros lo recogieron en el  punto de contacto establecido y durante largo rato se contrachequearon, para asegurarse de que el candidato presidencial no era seguido por nadie. En dicho encuentro Miguel le informó que el MIR, aunque siempre había tenido una posición antielectoral, había dejado a sus militantes en libertad para votar por su candidatura. Allende, además de reconocer este apoyo, le solicitó que detuviéramos las acciones armadas, pues perjudicaban su campaña, a lo cual accedimos. En esa conversación Miguel le expresó preocupación por su seguridad, por lo cual Allende le propuso formar, con militantes del MIR, un grupo de seguridad personal que lo protegiera: así nació el GAP (Grupo de Amigos Personales).

Después del triunfo electoral de Allende, se inició una coordinación con el grupo de inteligencia recién formado por la UP. Además de informarle a Allende, el MIR denunció la conspiración golpista de la extrema derecha que terminó con el asesinato del general René Schneider.

Pocas semanas después de haber asumido Allende la presidencia de la República, una brigada de propaganda del Partido Comunista asesinó en la ciudad de Concepción al joven dirigente mirista Arnoldo Ríos. El Presidente intervino personalmente, exigiendo a la dirección del PC un diálogo con el MIR que impidiera una escalada de enfrentamientos. Este  fue el primero de varios ciclos de conversaciones entre el MIR y la UP que fueron repetidamente desahuciados por presión de los comunistas, aunque las direcciones del Partido Socialista, del MAPU-Garretón y de la Izquierda Cristiana tendieron a un creciente acercamiento político con el MIR.

En su mensaje con motivo del año nuevo de 1971, el presidente dió a conocer la amnistía de todos los miristas presos y perseguidos. Poco después, en una reunión con miembros de la comisión política del MIR, Allende nos sorprendió al pedirle a Miguel que se incorpora a su gobierno como ministro de Salud. Miguel se percató de inmediato que no era sólo una hábil maniobra para neutralizar una “oposición de Izquierda” a su gobierno. Ofrecerle la misma posición que él había ocupado en el gobierno de Pedro Aguirre Cerda, cuando era un joven diputado socialista, constituía un gesto de reconocimiento y afecto. Miguel agradeció, pero declinó con delicadeza el ofrecimiento explicándole que si bien el MIR compartía gran parte del programa de la UP, no creíamos posible llevar a cabo ese cambio revolucionario en los marcos de la institucionalidad existente y mediante un proceso gradual de reformas, ya que la derecha no las respetaría y recurriría al boicot y la violencia para derrocar su gobierno y que era necesaria la movilización directa de las masas y crear una capacidad de defensa armada en el movimiento popular, atrayendo a los militares progresistas. Como el presidente discrepaba de esta política, el MIR prefería guardar independencia, aunque defenderíamos su gobierno contra el golpismo con toda nuestra fuerza y voluntad. Finalmente, Miguel se comprometió a no discrepar públicamente sin antes informarle y conversarlo con él, acuerdo que el MIR honró siempre.

Las reuniones de Allende con Miguel eran continuas. Cuando en agosto de 1971 murió Luciano Cruz en un absurdo accidente doméstico, el presidente se hizo presente para marchar parte del trayecto junto a la dirección del MIR que, acompañada  de miles de jóvenes, trabajadores, pobladores y campesinos, llevó el féretro del popular dirigente mirista hasta el Cementerio General.

Durante sus dos primeros años el gobierno, apoyado en una activa  movilización de las masas, llevó a cabo profundas reformas económicas y sociales, ampliando su base de apoyo ciudadano, lo cual se reflejó en las elecciones municipales de abril de 1971 cuando la UP elevó su votación a casi el 50%, superando a la oposición de centro y derecha juntas. Uno de los más graves errores políticos del presidente Allende fue no aprovechar ese momento para convocar a un plebiscito para reformar el Estado.


Se produjo, entonces, un desfase entre el avance de los cambios económicos y sociales estructurales y la permanencia del viejo Estado. La oposición enquistada en el aparato estatal intensificó el boicot institucional para pasar luego al boicot empresarial, los sabotajes violentos y las conspiraciones con militares golpistas. En mayo de 1972 se llevó a cabo otro ciclo de conversaciones entre el MIR y la UP, que tampoco dio frutos. La acción opositora había logrado provocar una fuerte tensión táctica en la propia coalición de gobierno, entre aquellos que querían contener la radicalización del proceso de cambios para “consolidar lo logrado” y aplacar a la oposición, y aquellos que sostenían que ya la suerte estaba echada, que la oposición sería cada vez mas violenta, y que había que “avanzar sin transar” apoyándose en la construcción de un poder popular. En julio de 1972  el MIR y todos los partidos de la UP y las organizaciones populares, con la excepción del PC, convocaron, en Concepción, a la Asamblea del Pueblo, expresión regional de las experiencias germinales de poder popular que bajo la forma de Comandos Comunales y Cordones Industriales se venían multiplicando en el campo y diversas ciudades del país.


Este fue el momento de mayor tensión en las relaciones del MIR con el presidente Allende. El MIR se había retirado del GAP llevándose parte del armamento. El MIR llamaba a la reagrupación de los revolucionarios de dentro y fuera de la UP. El 5 de agosto la policía de Investigaciones -que estaba encabezada por dirigentes comunistas y socialistas partidarios de reprimir al MIR- allanó el campamento Lo Hermida -donde la influencia mirista era muy fuerte- y dispararon sobre los pobladores que se resistieron a la incursión policial, matando e hiriendo a varios de ellos. El MIR advirtió al gobierno que si no detenía la ofensiva represiva usaría las armas de que disponía para defenderse. Una vez más, el presidente Allende intervino para evitar el conflicto: visitó personalmente el campamento, cambió los mandos de la policía civil y manifestó su rechazo a toda acción represiva contra el pueblo. 

La política de contención que primó en el gobierno no detuvo a la oposición, que realizó en octubre de 1971 el paro patronal y se unificó en el CODE, cambiando la tradicional configuración política de tres tercios (Izquierda, centro y derecha) por dos polos, uno revolucionario y otro reaccionario, que en un enfrentamiento cada vez más agudo  pusieron en crisis la estabilidad institucional. El presidente Allende conformó el gabinete cívico-militar, lo que favoreció la polarización política dentro de las FF.AA. El resultado de las elecciones parlamentarias de marzo de 1973 profundizó el impasse político-institucional, y el CODE, en su conjunto se volcó a promover el golpismo militar.

A pesar del mayor distanciamiento político que se había producido entre el MIR y el presidente Allende nunca se cortaron las conversaciones, y seguimos colaborando en el trabajo de inteligencia antigolpista e impulsando la movilización de masas en defensa del gobierno popular. Para el “Tancazo”, en junio de 1973, las banderas rojinegras del MIR ondearon junto a la bandera chilena y las banderas de los partidos de toda la Izquierda, cuando miles de hombres y mujeres del pueblo rodearon el palacio de La Moneda para defender al compañero presidente y exigir castigo a los golpistas.

Este fue el otro momento decisivo que determinó la derrota del proceso revolucionario, porque ni el MIR se decidió a repartir las armas al pueblo -que uniformados izquierdistas estuvieron dispuestos a entregar- por temor a provocar un enfrentamiento con el gobierno y dividir el movimiento popular, ni el gobierno aprovechó esta victoria para intervenir dentro de las FF.AA. y sancionar y destituir a los golpistas. A partir de entonces, el inmovilismo del conjunto de la Izquierda y del gobierno creció, junto con la desmoralización y el temor, en el movimiento de masas.
Aunque el presidente Allende intentó una salida política institucional, convocando a un plebiscito, ya el golpe era imparable. La mañana del 11 de septiembre, Miguel Enríquez y Allende -por intermedio de Tati- se comunicaron por última vez. Miguel le ofreció el apoyo de combatientes del MIR para proteger su salida de La Moneda y continuar la resistencia en los barrios populares. Allende no aceptó y le mandó a decir: “Yo no me muevo de aquí, cumpliré hasta mi muerte la responsabilidad que el pueblo me ha entregado. Ahora es tu turno, Miguel…”.

Ambos murieron defendiendo consecuentemente sus convicciones democráticas y revolucionarias:
Por Andrés Pascal Allende (*)
 (*) Ex secretario general del Movimiento de Izquierda
Revolucionaria (MIR)

(Publicado en la edición especial Nº 665 de Punto Final, en homenaje al centenario de Salvador Allende, 26 de junio, 2008)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Represores argentinos quemaron cuerpos de desaparecidos

Represores argentinos quemaron cuerpos de desaparecidos

"OPERACIÓN ASADO" BAJO DICTADURA ARGENTINA
Interrogado por la justicia, un ex-militar de la ESMA confiesa las “desapariciones” de los opositores: sus cuerpos fueron quemados.

La ESMA, escuela de mecánica de la marina, es símbolo del terror en una Argentina que fue sometida a la más sangrienta dictadura de su historia entre 1976 y 1983. En 1995, un ex-marino de la ESMA, Adolfo Scilingo, confirmaba la existencia de los “vuelos de la muerte” durante los cuales los prisioneros eran lanzados al Río de la Plata o al Océano Atlántico desde los aviones.

El testimonio, hace algunos días, de un ex-integrante de la ESMA develó por vez primera el punto de vista de los verdugos sobre las prácticas criminales que se desarrollaron allí y que ya han sido largamente denunciadas por los supervivientes. Víctor Olivera, bajo las órdenes de Ricardo Cavallo, recientemente extraditado de España, donde se refugiaba, y del prefecto Víctor Febres, envenenado en su celda en el momento de su proceso el año pasado - probablemente en nombre de la “omertá” reinante entre los represores - , confesó al juez las “desapariciones” precisando que los cuerpos fueron quemados en una operación llamada “Asado”. Víctor Olivera precisa que sus superiores le ordenaron “no decir nada” de lo que vería o haría. Negando haber participado de las torturas, como lo afirman los testigos que pasaron por esas cárceles, él cuenta cómo los prisioneros llevaban “capuchas y fierros, siendo esposados desnudos en camillas en los locales llamados “incubadora” o “bocal” y golpeados a muerte”, agregando que “oficiales de civil” asistían a las sesiones de tortura. Olivera afirma no saber cuáles eran los “criterios de selección” de los detenidos “torturados con la picana” para sacarles información.

La última semana la corte condenó a cadena perpetua al ex-general Luciano Menéndez, uno de los principales responsables de los crímenes de la dictadura que provocó la desaparición de 30.000 personas. Por otra parte, el ex-jefe del 3er cuerpo de la armada deberá cumplir su pena en una prisión común, como lo exigen las familias de las víctimas, cansadas ya de ver cómo los represores se benefician del favor del arresto domiciliario.

Fuente: L´Humanité


 

Investigan la muerte de 49 bebés en ensayos para probar medicamentos en la India

Investigan la muerte de 49 bebés en ensayos para probar medicamentos en la India

La muerte de 49 bebés durante unos ensayos clínicos en uno de los más prestigiosos centros públicos de la India ha obligado a investigar denuncias de que las multinacionales farmacéuticas se aprovechan de las facilidades que da este país para usar a su población como "cobayas".

Al menos 49 bebés han muerto desde enero del 2006 en 42 ensayos efectuados por el Instituto Indio de Ciencias Médicas (AIIMS, en inglés) con un total de 4.142 niños, de los cuales 2.728 son menores de un año.

El AIIMS proporcionó estos datos en respuesta a una consulta de la ONG Uday Fundation, cuyo presidente, Rahul Verma, despertó una alarma que llevó al Ministerio de Salud a pedir hace ocho días una investigación de esas muertes. A la denuncia de Verma se sumó el experto farmacéutico Chandra Gulhati, editor del Indice de Especialidades Médicas, quien observó lagunas y opacidades en la respuesta del AIIMS.

Niños de un año 

Gulhati puso el acento en las pruebas efectuadas con niños de dos medicamentos contra la hipertensión de la empresa suiza Novartis. "Estas medicinas, Valsartan y Olmersantan, se prescriben a personas mayores de 18 años; están contraindicadas para niños", aseguró el farmacéutico. "¿Cómo pueden probarlas en niños de un año. No sólo no es ético sino inédito", denunció.

Gulhati se preguntó si acaso la hipertensión "es un problema común en los niños de la India". "Porque, si no lo es, ¿por qué hacer las pruebas en la India y poner a sus niños en peligro sin beneficio alguno; por qué los niños indios son utilizados como cobayas?".

Las sospechas de Gulhati se fundamentan en el hecho de que los medicamentos probados ya tienen genéricos indios y no se pueden patentar en este país, donde los ensayos clínicos son infinitamente más baratos que en Occidente y el consentimiento de padres analfabetos más fácil de conseguir.

Pobreza e ignorancia 

"Es obvio que estas pruebas se hacen (en la India) para prorrogar las patentes en Occidente sin ningún beneficio para la India", concluyó. Las compañías extranjeras, abundó, "están simplemente aprovechándose de la pobreza y la ignorancia en la India".

Al debate han contribuido la vaguedad de las respuestas del AIIMS a preguntas como qué segmentos de población fueron empleados en las pruebas, qué información recibieron los padres, qué dolencias aquejaban a los niños que participaron en ellas o si se recabaron los permisos necesarios para efectuarlas.  "Si los padres no pueden leer ni escribir, ¿acaso esperan que entiendan las implicaciones de estos ensayos?", protestó Verma.

El AIIMS negó también que escogiera a pacientes de clases bajas que acuden a este gran centro público, uno de los pocos de Delhi.

Mientras se espera el resultado oficial de la investigación, Verma dijo haber elevado su denuncia a la Comisión Nacional de Derechos Humanos "para que investiguen si ha habido abuso de los derechos humanos".

Fuente: Rebelión

 

Siguen desaparecidas 15.000 personas tras ''guerra sucia'' en Perú

Siguen desaparecidas 15.000 personas tras ''guerra sucia'' en Perú

Un informe indica que el problema de los desaparecidos es su "invisibilidad" social, ya que se trató principalmente de peruanos pobres de zonas rurales que no hablaban español.
Unas 15.000 personas siguen desaparecidas en Perú después de la guerra sucia entre el Estado y los grupos terroristas (1980-2000), al cumplirse hoy cinco años de la presentación de un informe elaborado para intentar cerrar las heridas del conflicto.

Aunque se desconoce con precisión el total de desaparecidos durante aquel conflicto, el director ejecutivo del Equipo Peruano de Antropología Forense (EPAF), José Pablo Baraybar, declaró que estos superan la cifra de 8.558 personas que determinó la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) en sus conclusiones.

El EPAF completó a partir de 2007 la lista de la CVR con otras más, entre ellas de la Defensoría del Pueblo, lo que le permitió determinar unos 15.000 desaparecidos, explicó este experto que trabajó en investigaciones forenses en Yugoslavia e Irak.

Aún más, Baraybar cree que el número de desaparecidos en Perú es mayor, ya que aún no se han investigado zonas como el Alto Huallaga, al noreste del país, el valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE), al sureste, o la selva central.

"El Alto Huallaga es un lugar que ha estado produciendo desaparecidos por muchos conflictos, pero específicamente en la época del conflicto interno tiene una cuota alta de desaparecidos que no está siendo considerada", precisó.

Las desapariciones forzadas en Perú confirman que las víctimas fueron en su mayoría pobladores quechuahablantes de zonas rurales y en situación de extrema pobreza, tal y como lo señala el informe de la CVR.

El experto aseguró que en el caso peruano, donde el conflicto interno dejó, según la CVR, casi 70.000 muertos y desaparecidos, la desaparición forzada fue "una herramienta exclusiva del Estado" y no "un daño colateral", como sucedió en países como en Guatemala.

Baraybar indicó que el problema de los desaparecidos es su "invisibilidad" social, ya que se trató principalmente de peruanos pobres de zonas rurales que no hablaban español.

El experto del EPAF defendió la necesidad de determinar a quiénes se está buscando para "tener más facilidad de encontrarlos", y abogó por un enfoque humanitario en las investigaciones, ya que, según él, las familias de los desaparecidos "tienen necesidad de respuesta".

Este enfoque no "excluye a la (aplicación de) la justicia", añadió.
Fuente: Diario "El Mostrador"

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres